Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La Obra Social “la Caixa” facilita la creación de 62 microempresas a emprendedores en situación de vulnerabilidad

El programa Incorpora de “la Caixa” ha facilitado la creación de 62 microempresas a emprendedores en situación de vulnerabilidad en Aragón. Los sectores de servicios, comercio y hostelería son los más atractivos para este colectivo. Su objetivo es fomentar el autoempleo entre personas que no cuentan con recursos para iniciar su proyecto.El programa Incorpora de la Obra Social de “la Caixa” ha facilitado en dos años la creación de 62 microempresas a emprendedores en situación de vulnerabilidad. De esta forma, personas en riesgo de exclusión social han podido integrarse en el mercado laboral con sus propias ideas de negocio.

Este proyecto se lleva a cabo en todo Aragón, donde hay un Punto de Autoempleo Incorpora, gestionado por la Fundación El Tranvía de Zaragoza. En total, desde enero de 2016, ha atendido a 170 personas interesadas en esta oportunidad. La mayoría de las empresas se han creado en los sectores de servicios (48%), comercio (33%) y hostelería (12%).

El coordinador de este programa, Francisco Galán, ha explicado que trabajan varias líneas de actuación como la formación, el autoempleo u otras especializadas a personas con trastornos mentales graves o con temas pendientes con la justicia. “Esto nos permite atender a 900 personas en toda la Comunidad a través de diez entidades en Zaragoza, Teruel y Huesca”, ha explicado.

Asimismo, la técnica del Punto de Autoempleo en Aragón Ana Martínez ha destacado que su objetivo es apoyarles en la realización del plan de empresa y el análisis de viabilidad del proyecto. “Percibo que los emprendedores tienen una idea de negocio, pero que necesitan una entidad que les tutele y les lidere. Se encuentran muy solos en este proceso y necesitan a alguien a quien consultar”, ha mantenido.

Ejemplos de emprendimiento

Dos ejemplos de este emprendimiento son Miguel Ángel Aznar y Almudena León. El primero, tras cuatro años en paro, se sumó a este programa y en mayo de 2017 abrió un negocio de construcción, reparación y restauración de instrumentos de cuerda, llamado Miguel Mateo Luthier. De hecho, ya opera a nivel internacional gracias a una página web y cuenta con un local en la calle Monterregado de Zaragoza. “Adquirir un local da categoría. Eres más accesible al público y la gente confía mucho más en ti”, ha resaltado.

Por su parte, Almudena abrió una empresa de reprografía, CopyColor, en la que además ha podido generar un puesto de trabajo, el de su marido. “Al principio era una pequeña copistería que vendía también cartuchos de impresora y material de oficina, pero con la demanda de clientes hemos incorporado otras cosas como el diseño de la imagen corporativa de un negocio, cartelería publicitaria o cartas de restaurante”, ha señalado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies